Entrevista a Aníbal Bueno

«Me mueve la necesidad que llevo dentro». Entrevista a Aníbal Bueno

«Busco darle frases especiales a personas especiales que entiendan lo estúpido que es creerse invulnerable»

Con una barba que le hace parecer doblemente interesante, relajado y en apariencia tímido, Aníbal Bueno, estudiante del Máster de periodismo de viajes en la Universidad autónoma de Barcelona nos abre la puerta a un trozo de su mundo. Con 34 años este joven de Orihuela nos cuenta su trayectoria profesional y una de sus grandes pasiones: África. Además, comentamos los diversos blogs en los que trabaja de carácter científico, viajero y personal. Se considera a él mismo una persona diferente y lo afirmamos al conocerle. Un auténtico apasionado de la vida y la aventura. Con él, aprendemos un poco más de su particular manera de coleccionar sueños.

Estás actualmente estudiando el Máster de periodismo de viajes en la Universidad autónoma de Barcelona. ¿Es la primera vez que vives en Barcelona? ¿Cómo te hemos acogido los catalanes en nuestras tierras?

Estuve viviendo en Barcelona hace 6 años por un periodo muy corto de tiempo, unos 5 meses. Ya conozco la cultura catalana y pese a haber estado viviendo en Málaga con su tradicional espíritu andaluz, debo decir que me gusta vivir en Barcelona y me encuentro muy cómodo ahora mismo. Incluso las personas con las que estudio en el Máster, que además son de todas las partes del mundo, me han acogido muy bien.

Espero que no te importe que haya escudriñado un poco el Facebook pero me gustaría continuar la entrevista con una frase tuya en la que dices:

En una sociedad en la que parece que el único camino profesional es la especialización, yo cada vez me siento mejor conmigo mismo cuando la gente nueva a la que estoy conociendo en Barcelona me pregunta a qué me dedico y no se que responder. O cuando me pasa lo mismo cuando me preguntan de donde soy…

 ¿Te consideras un caballero errante?

Realmente más errante que caballero. Nací en Alicante, estuve viviendo en Málaga muchos años y ahora estoy en Barcelona. Me gusta un poco ir sintiéndome de los diferentes sitios donde voy viviendo. Con respecto al tema profesional, soy demasiado inquieto también cómo para estar dedicándome a los mismo por demasiado tiempo. Primero me he dedicado a la informática, luego a la biología y ahora al tema de los viajes, intento seguir mi instinto en cada momento.

De la ciudad de Miguel Hernández, Orihuela, te vas a los 18 años a Alicante. Con 23 acabas tus estudios de Ingeniería Superior en Informática y al mismo tiempo te conviertes en gerente de una empresa de informática con renombre nacional. Es tu segunda empresa. Paralelamente continúas tu formación e inicias tu Doctorado en la Universidad de Alicante. Graduado en Biología. Obtienes un Máster en Bioinformática en la Universidad internacional de Andalucía. Otro en Informática Médica y colaboras con el grupo de investigación de ingeniería  Bioinspirada e informática Sanitaria en la universidad de Alicante. Máster en Biología molecular. Máster en Ciencias cognitivas y en unos meses Doctor en Ciencias. Participas en la realización de publicaciones científicas, conferencias y clases. Trabajas como investigador en la Universidad de Málaga. Eres especialista en el estudio de enfermedades raras, realizas charlas divulgativas sobre ciencia en Londres.

 ¿Cómo has compaginado tu vida personal con tantos años de estudio?

La verdad es que ha habido épocas en las que mi vida social ha estado un poco ausente pero hace ya un tiempo que decidí que era bastante importante, no sólo es necesaria a nivel psicológico ya que si no le das la importancia que tiene se te pasa la vida y te planteas qué has hecho: ¿estudiar nada más? Hace un tiempo que la vida social tiene un hueco en mi vida siempre, incluso aunque tenga que dormir menos, pero es importante tomarte unas cervezas con tu gente de vez en cuando.

¿Qué despierta realmente tu curiosidad por aprender?

Yo creo que eso es algo genético, algo innato de cada uno. Desde pequeño siempre he tenido mucha curiosidad por todo, por eso me he convertido en científico: tengo muchas preguntas siempre en mi cabeza, me encanta investigar, me gusta mucho aprender, estudiar. Entré en la universidad con 18 y sigo en la universidad con 34 y no creo que la deje nunca. Siempre estoy con nuevas inquietudes y nuevas cosas que quiero saber e investigar. Eso también es aplicable al tema de los viajes. Siempre está esa curiosidad por explorar el mundo y por conocer culturas, tribus, costumbres… Me mueve la necesidad que llevo dentro.

«Me mueve la necesidad que llevo dentro.»

 

¿Qué hobbies tienes? A parte de tocar la guitarra que ya te hemos visto los que te seguimos por las redes sociales.

(Risas) No toco la guitarra pero me gustaría aprender, sólo tengo fotos en Facebook porque me la he comprado hace poco. Una afición que tengo es la fotografía, hace un par de años que decidí aprender. En este sentido, estoy muy interesado en la de tipo antropológica de los viajes que hago por África. He tenido la suerte de hacer alguna exposición y he vendido unas cuantas. Me siento orgulloso ya que he aprendido en muy poco tiempo. A parte de la ciencia, también el deporte es otra de mis aficiones, suelo hacer un par de triatlones al año.

Viajas a países de Europa como Suecia, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Irlanda, Rusia entre otros y viajas a Asia donde vistas India, Nepal, China, Mongolia, Myanmar y Tailandia. En África estas en Marruecos, Senegal, Mauritania, Mali, Egipto, Nigeria, Camerún, Etiopía, Uganda, Sudán del sur y Kenia…

¿Un continente?

Lo tengo claro: África. Lo llevo en mi corazón y también tatuado. Para mi es el continente estrella.

¿Con qué país te quedarías?

Quizás con Camerún. Es un país que incluye una zona de selva muy interesante donde hay animales en libertad como elefantes y chimpancés. Se puede convivir con estos últimos en unas islas donde incluso puedes estar acampado sin problemas. También hay zonas tribales muy interesantes como la de los pigmeos donde también tienes la oportunidad de convivir unos días con ellos: ver como cazan, como recolectan frutos, como se sientan alrededor de una hoguera a cantar y emiten sonidos polifónicos muy particulares de los pigmeos baka de esa zona. Uno de los países más completos y no está muy masificado turísticamente hablando.

Como Presidente de la asociación científica «Hablando de Ciencia»,  en tu charla «África: creyendo en lo increíble, un escéptico en la selva» aludes al público femenino afirmando: <Besadme, no tengo el Ébola>. Además coincidiendo que estás recién llegado de África cerca de donde fue foco de esta enfermedad hacía poco más de un año.

 ¿Has pasado miedo alguna vez durante tus viajes?

(Risas) La forma en la que empecé la charla fue para romper el hielo fue realmente un pretexto para quitar a todos un poco el miedo, época en la que coincidía que el brote de Ébola estaba en África.

La verdad es que he pasado alguna situación de riesgo o miedo en alguno de mis viajes no tanto por enfermedades sino por algún tipo de conflicto. En Etiopía tuvimos un problema una noche que nos querían pegar simplemente por ser blancos. En Sudán del sur me vi envuelto en un tiroteo en un viaje de exploración que hice y fue un poco complicado: íbamos con escolta militar pero incluso los propios militares salieron corriendo. Por suerte el chofer dio la vuelta a tiempo y pudimos salir de ahí. Son situaciones a las que estás expuesto si vas a determinados países.

Te envían para cubrir un reportaje de los conflictos precisamente en esa zona. ¿Qué siente un joven de apenas 30 años, con su trayectoria profesional y ya con una empresa, al estar en medio del África profunda en una zona de conflicto?

Realmente la propuesta no era para hacer un documental sobre la guerra sino que tenía un objetivo mucho más terrenal quizás. Había un grupo de clientes que quería ver una tribu que está en la llanura de Boma en Sudán del Sur, fronterizo con Etiopía. El caso es que estaban muy interesados porque es una zona muy aislada en la que no ha accedido ningún occidental desde los años 80. Esa era la idea general, una vez allí, mi idea era aprovechar y realizar un documental sobre como pasar la frontera de un país en guerra y la situación de la guerra civil en esa zona.

¿Qué te lleva a decir sí?

Me costó tomar la decisión pero después de mucho insistir acepté. Estuve un par de semanas sin dormir pero la necesidad de aventura me empujó a decir: ¡vamos!

Entrevista a Aníbal Bueno
Anna Barrera entrevistando a Aníbal Bueno / Alejandro González

Imagino que al regresar de estos viajes la gente de a pie te invade a preguntas: tus amigos, conocidos, familiares, etc. Sabes que a menudo viajar es como cuando sacas la caja de Donettes… ¿Es entonces cuando te animas a crear tu agencia de viajes a la que llamas «Camino sin fin»?

La verdad es que yo empecé a viajar por pura emoción y cuando subía las fotos en Facebook mis amigos me decían que les gustaría ir ahí y si tenía algún contacto de los lugares a los que visitaba. El caso es que hace tres años me fui de viaje con mi hermana y estuve viajando durante un mes por India y Nepal, al regresar y después de la exposición fotográfica que realizo me empiezan a hacer muchas preguntas. Recibía peticiones incluso de gente que no conocía donde me preguntaban cómo hacer un viaje fuera de lo típico, sin ruta establecida y la verdad es que dedicaba mucho tiempo para montarlos. ¿Por qué no lo hago profesionalmente? –me dije. Y ahí surgió la idea.

Con tu agencia de viajes… ¿Cuántos viajes organizas al año?

De momento han sido bastante escasos sobretodo porque tenía trabajo en la Universidad. Hacía un par o tres de viajes al año en los periodos en los que tenía vacaciones. Ahora que estoy acabando ese trabajo y también mi tesis voy a dedicarme exclusivamente a este proyecto y la idea es que sea más de continuo.

¿Qué países visitas?

Los destinos son sobretodo de África, la zona central: Nigeria, Camerún, Senegal, Mali Mauritania, Etiopia y Uganda, esa franja. En el sudeste asiático: Myanmar, Tailandia, Camboya e India.

Además de tener tu propia agencia de viajes y de un canal en Youtube donde nos muestras los videos de las tribus a las que visitas y las cosas emblemáticas que te vas encontrando por el camino. Tienes el blog de viajes de la agencia con el mismo nombre en el que escribes las vicisitudes en tus viajes y lo denominas «Diario de expediciones por caminos sin camino». En él nos explicas historias tan interesantes cómo: diez conceptos básicos que en África no lo son tanto, el infierno en la tierra, los mercados africanos…

¿Cómo vives cada una de las aventuras que te pasan?

Yo creo que es importante cuando tienes la oportunidad de viajar a sitios tan exóticos y tan diferentes; transmitirlo. Hay gente que no puede ir ahí o no quiere por miedo o por lo que sea. Entonces, la fotografía es una forma de hacerlo muy interesante y los videos también. Un video de un ritual o una danza que haga una etnia concreta, de cómo se te acercan los niños, del trato con la genteeo muy necesario el comunicarlos. Por eso cree un canal del Youtube con el mismo nombre del blog de la agencia. Uno va con la mentalidad occidental y cuando llega a otros países se planeta como hacen ciertas cosas de esa manera y porqué. Doy consejos también de cómo organizar un viaje, de cómo moverse por un mercado africano.

Ahora la página web va a cambiar, el blog va a pasar a un apartado secundario y en la página inicial van a estar más a la vista los próximos viajes que vamos organizando con un poco más de información corporativa.

Imagino que tienes infinidad de anécdotas… ¿Puedes explicarnos alguna anécdota peculiar que te haya pasado durante tus viajes?

Hay muchas, buenas y malas. Pasas momentos en los que crees que vas a morir, que estás muy malo, te pican todo tipo de bichos; y luego hay otras muy divertidas.

A mí me gustan mucho sobretodo las anécdotas de la zona de selva. Recuerdo una vez que estaba durmiendo en la tienda de campaña y me entró un chimpancé y me robo el móvil. Me desperté con un susto tremendo y lo vi con él en la mano. Salió corriendo y lo tiró a pocos metros: lo recuperé.

En Senegal nos pilló un tornado en mitad de la noche en una zona desértica donde teníamos las tiendas de campaña, todas salieron volando con nuestras cosas dentro. Nos quedamos sin nada, todas las cámaras de fotos rotas. Son cosas que en un viaje de aventura pueden pasar. (Entre risas) Comenta que para eso están los seguros de viaje.

¿En qué país del mundo vivirías?

Viviría en unos muchos. Nepal me parece por ejemplo un sitio interesante donde vivir o la zona del Tíbet de la India porque son sitios muy interesantes a nivel cultural y tranquilos.

Además de los viajes tienes un blog científico en el que sigues publicando. Si me permites, muy interesante además la charla que das en 2014 en la segunda edición de ARP (sociedad para el avance del pensamiento crítico) sobre las supersticiones en África. Asimismo hace poco comentabas en Facebook:

Como científico uno tiene la responsabilidad social de combatir las mentiras pseudocientíficas. De decir alto y claro que la homeopatía es una estafa, que lo natural no es mejor, que lo ecológico no es mejor, que el reiki es un cuento chino, que la alimentación anticáncer es mentira. Las pseudociencias matan y hay que actuar.

Son pocos los que se atreven a hablar del tema en los tiempos en que la espiritualidad y la medicina alternativa parecen estar de moda. ¿Qué opinas de las terapias alternativas?

Nosotros como científicos tenemos la obligación de investigar, de generar nuevos medicamentos, nuevas terapias, conocer mejor las enfermedades, y hay una parte de activismo científico que consiste en desenmascarar todo aquello que es falso. Hay mucha gente haciéndose rica con la videncia, con la homeopatía, con el reiki: eso son técnicas que no sirven para nada (afirma). Hay muchísimos estudios sobre estos temas y las conclusiones son claras: eso no funciona más allá del efecto placebo.

Hay grandes multinacionales como Boiron que venden millones y millones de pastillas de agua con azúcar a lo que llaman homeopatía y se forran con eso. Cada uno puede comprar lo que quiera pero moralmente debo afirmar lo que sucede y hacerlo público. En realidad, no hace mal tomarlo en sí, lo que realmente sí hace mal es que hay gente que deja el tratamiento oncológico o de cualquier tipo que le manda el médico para tomar homeopatía y mucha gente muere por eso. El propio Steve Jobs murió por tratarse del cáncer con una dieta vegana. El ser científico también pasa por divulgar. Si la homeopatía o el reiki funcionaran la ciencia no tendría ningún problema en aceptarlo. La medicina alternativa que se demuestra que funciona pasa a llamarse medicina.

«Las pseudociencias matan y hay que actuar.»

 

Volviendo a Facebook, tienes un post al que haces alusión que dice:

Los patos feos no se vuelven cisnes, en el mejor de los casos comprenden que los cisnes son los grises, los simples, los tristes, los normales, yo no quiero ser normal, ya lo sabes, busco darle frases especiales a personas especiales que entiendan lo estúpido que es creerse invulnerable.

¿Te consideras una persona diferente al resto?

Sí y no es que lo diga yo, es que en realidad lo soy. Soy raro, especial, con una psicología quizás complicada y es que creo que la normalidad en esta sociedad está muy sobrevalorada (bromea diciendo que ser raro mola). A mí me interesa la gente diferente, la gente normal me aburre. Hay que darle emoción a la vida.

Y además tienes un tercer blog de carácter personal: Historias bizarras en el que desnudas tu alma. En un artículo llamado «Velo» donde hablas de amor, de miedos y de gratitud, entre otros y donde pones un video de Andrés Calamaro que se llama «Libertad». ¿Qué significa para ti ser libre?

Es hacer lo que uno quiere en la vida pero ser feliz haciéndolo. Si no eres feliz, realmente no eres libre. A veces es difícil conseguir eso en una sociedad capitalista que te marca un estilo de vida muy claron la que tienes que tener tu trabajo, tu producción y tu familia; donde lo difícil es conseguir cierto grado de libertad. Para mí el objetivo principal de una vida es sentirse libre con uno mismo.

(Nos lo cuenta mostrándonos un tatuaje con unos grilletes que lleva en su antebrazo izquierdo, dejando patente que la libertad ha jugado y juega un papel muy importante en su vida).

«El objetivo principal de una vida es sentirse libre con uno mismo.»

 

¿Podrías comentar las siguientes citas célebres?:

  1. Esta es de Pablo Neruda y dice: «Si no escalas la montaña, jamás podrás disfrutar el paisaje». 

¿Opinas que es necesario transportarse físicamente a otro lugar para viajar o crees que uno puede hacerlo desde el sofá de su casa?

Uno siempre puede viajar a cualquier parte con la imaginación. Existe el viaje físico y el viaje mental. Este último es el que realizo mientras narro las historias de mis viajes, revelo las fotografías o edito los videos. Lo relaciono a otro de mis eslóganes: no pain, no gain (si no hay sufrimiento, no hay victoria). De hecho, un factor muy importante de los viajes que organizo es el sufrimiento y es que creo que hay que sufrir en un viaje de ese estilo. Salir de tu burbuja y pasarlo mal. La gente luego cuando vuelve a su casa tiene un recuerdo más intenso de ese viaje y lo valora más.

«Vuelvo a viajar cada vez que narro mis historias,

revelo mis fotografías o edito mis videos.»

 

  1. Vamos con otra de Sir Francis Bacon: «Los viajes son en la juventud una parte de la educación y, en la vejez, una parte de la experiencia». 

 ¿Consideras que hay una edad para viajar?

Ahora que soy joven intento viajar a los destinos que me exigen mejor estado físico, a las zonas más remotas, a las zonas de selva. Ya tendré tiempo de hacer otro tipo de viajes que sean más cómodos. Al fin y al cabo lo que tú extraes del viaje, tengas la edad que tengas, depende mucho de tu visión y del análisis que hagas del destino.

«Estudiar y viajar, hasta que el cuerpo aguante.»

 

  1. «El que está acostumbrado a viajar, sabe que siempre es necesario partir algún día». De Paulo Coelho.

 ¿Has tenido la sensación en alguno de tus viajes de no querer volver a casa?

(Contesta impetuosamente y levanta la ceja) Sí, claro. Y de llorar mucho en las despedidas.

Por ejemplo cuando estuve en Mali solo hubo un maliense que me fue acompañando durante un mes y medio y se había convertido como en mi hermano porque estábamos veinticuatro horas juntos los dos. Además en situaciones complicadas, él era mi nexo con la cultura de allí.

A la hora de despedirte en el aeropuerto con las personas con las que convives en un viaje es inevitable que no se te caigan las lágrimas. Tienes la sensación de querer estar cerca de  esa persona pero tienes que irte. Hay otros destinos y otras personas que conocer. Al final es la vida del viajero, tienes que resignarte.

«La vida del viajero no entiende de apegos. Hay que visitar otros destinos y conocer nuevas personas.»

 

Ejemplo de sencillez y paradigma de la humildad. Aníbal es un modelo a seguir y un icono para muchos de los que tenemos el placer de conocerle con más profundidad. Le deseamos mucha suerte en sus viajes, en sus avances científicos y le animamos a que comparta sus reflexiones más íntimas. Sin duda nos queda claro que su objetivo es seguir viviendo de esa manera que sólo él sabe hacer: explorando la vida con una pasión sin igual… como si en realidad fuera lo más normal del mundo, como si no pasara nada. Feliz camino sin fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*