rose-615260_960_720

Ocho libros para regalar en Sant Jordi

El 23 de abril, día de Sant Jordi, es uno de los más importantes del año para los catalanes. Para algunos es el día del libro; para otros, el de los enamorados, y para todos un símbolo de la primavera. Es un día especial en el que las calles se llenan de puestos de rosas y libros, que familias, amigos y parejas se regalan entre sí. Pero, ¿de dónde viene la tradición de regalar rosas y libros en este día?

Dice la leyenda que Sant Jordi, patrón de Cataluña, fue un valeroso caballero que salvó a una princesa de ser devorada por un dragón; de la sangre de este nació un rosal, del que el caballero cortó una rosa y se la regaló a la princesa. De ahí nace la tradición de regalar rosas en el día de Sant Jordi; la de regalar libros, sin embargo, no tiene nada que ver con la leyenda, sino que se regalan porque el día de Sant Jordi coincide con otra festividad, el Día del Libro, que es el 23 de abril porque se commemora la muerte del escritor Miguel de Cervantes.

Diada_de_Sant_Jordi_de_2007_Rambles_Barcelona
Ambiente en Les Rambles el día de Sant Jordi/Foto web

Desde El noveno viajero queremos acercaros un poco más a esta celebración, y lo hacemos recomendándoos ocho libros para comprar, leer y/o regalar en esta Diada.

  1. Príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra (Las normas de la casa de la sidra). John Irving, 1985

Esta novela es la historia vital de dos grandes personajes, el doctor Wilbur Larch —director de un orfanato y practicante de abortos ilegales— y Homer Wells, un huérfano al que nadie adopta y que no comparte la moral de su tutor legal con respecto a los abortos. De manera pausada, bella y emocional, y con una escritura magistral, Irving nos regala un libro que reflexiona sobre el aborto, pero también sobre muchas otras cosas, como el amor, la ética, el miedo y la amistad, todo ello en el marco de los rurales paisajes del Maine del siglo XX.

  1. La isla del tesoro. R.L. Stevenson, 1883

Entre la gran cantidad de oferta literaria que hay en la actualidad, a veces se nos olvida que todas las historias modernas tienen su fundamento en los clásicos. Esta apasionante novela de aventuras, tesoros y piratas de R.L. Stevenson es uno de ellos, y os recomendamos revisitarla —o leerla, si todavía no lo habéis hecho— para descubrir dos cosas: la primera, que sigue teniendo la misma vigencia que hace dos siglos, y la segunda, que está presente en muchos más libros que hemos leído de los que podríamos imaginar.

  1. La aventura de viajar. Javier Reverte, 2014

Reverte construye, a partir de sus experiencias personales, un libro en el que se mezclan aventura, adrenalina y pasión. No se trata de relatos sobre viajes comunes, aquí se apela a lo insólito, a lo inesperado. Desde la infancia con los paseos familiares y las excursiones con amigos, pasando por las travesías relacionadas con la vida profesional, hasta las expediciones de tiempo libre, el viaje es visto como una aventura en la que suele haber momentos divertidos pero, a veces también situaciones difíciles que se deben saber sortear. Un libro de lectura amena que seguro encantará a todos aquellos que van por el mundo curioseando cada rincón, para no perder detalle alguno del mundo que los rodea.

  1. Siddharta. Hermann Hesse, 1922

En el contexto de la India más tradicional, la novela cuenta la historia de un joven Siddharta que decide despojarse de la cómoda situación en la que se encuentra para vivir nuevas aventuras en su genuina búsqueda de la sabiduría. Por el camino, conocerá al mismo Buddha junto con otros personajes relevantes que le llevarán finalmente a descubrirse a sí mismo en esencia. Saborea las ilusiones de una vida mundana para comprender que la verdadera felicidad reside en el «atman» —el alma o el principio de vida de los seres vivos— que está dentro de todos.

  1. Todo es eventual. Stephen King, 2002

Recomendar un libro de Stephen King puede parecer fácil —debido a su extensísima obra literaria— pero es difícil, porque nos obliga a escoger entre muchos libros que son todos geniales y recomendables por una cosa u otra. Sin embargo, hemos hecho el esfuerzo y hemos seleccionado la primera colección de relatos del escritor. Cada uno con su estilo, algunos de terror más clásico y otros de crudo realismo, son la cristalización del peculiar estilo del autor, que además ofrece un pequeño prólogo muy personal para cada relato. Muy recomendable para fans de Stephen King, desde luego, pero también para los que no lo son tanto, para poder disfrutar del escritor sin tener que sumergirse en una novela entera.

  1. Déjame ir, madre. Helga Schneider, 2002

Impactante novela que recoge veinticuatro horas de la vida de dos mujeres que mantienen una lucha dialéctica que las acerca y las separa a la vez. No son dos mujeres cualquiera; son madre e hija, la primera, nonagenaria y exmiembro de las SS, y la segunda, una adulta repugnada por la ideología de su madre, pero incapaz de cortar el vínculo que las une. Un libro muy corto pero muy intenso que recorre en muy pocas páginas toda una biografía, y que revive el horror del Tercer Reich desde el punto de vista de una persona —la madre— que siente el mismo desprecio hacia las víctimas del Holocausto que su hija hacia ella.

  1. Mirall trencat. Mercè Rodoreda, 1974

«Espejo roto» en catalán, es una de las obras más conocidas de esta escritora catalana, y es una novela coral que refleja la Barcelona de antes de la Guerra Civil a través de sus personajes. Apasionante, sorprendente y con un estilo narrativo brillante, recorre la vida de tres generaciones de una familia, los Valldaura, y se sumerge en sus miserias, sus pasiones y su manera de ver la vida, a través del punto de vista de cada personaje. Muy recomendable por ser un clásico de la literatura catalana, por el retrato histórico que hace de la sociedad de la época y por una riquísima historia de personajes llevados al límite.

  1. En el blanco. Ken Follett, 2004

Alejándose del tipo de novela al que el autor nos tiene acostumbrados, Follett escribe un thriller policíaco ambientado en la actualidad que nos mantiene atrapados en la lectura de principio a fin. Una trama familiar mezclada con la desaparición de un peligroso virus se desarrolla en apenas dos días alrededor de la noche de Navidad, y el ritmo narrativo se va acelerando cada vez más hasta ser una carrera imposible de frenar, en la cual el autor nos mantiene tensos con el avanzar literal de las horas, escritas en cada inicio de capítulo. Recomendamos, pues, apartarse de los superventas Los pilares de la tierra o El invierno del mundo y apostar por esta obra que, cuando menos, va a sorprender.

Para terminar, os proponemos que acompañéis el día de hoy con una canción que transmite a la perfección el espíritu y el ambiente de esta Diada. ¡Feliz Sant Jordi!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*